“Creo en la lucha por nuestra identidad”

 

Hace un tiempo, recordábamos a Rubén Cavallotti, un director cinematográfico difícil de encasillar. Si uno repasa la filmografía de Néstor Montalbano, que incluye Soy tu aventura de 2003, Pájaros volando de 2010, Por un puñado de pelos de 2013 y la flamante No llores por mí Inglaterra, entre otras, va constatar dos cosas obvias: que Diego Capusotto es su actor fetiche, y que, como director, Montalbano también es inclasificable. Sus películas pueden ser catalogadas tanto de comerciales como de culto. Los temas que tocan son personalísimos y también universales y, hay, para el que quiera verla, una visión política ahí en el fondo, que por honesta y personal, jerarquiza todo el resto. Aunque la idea apareció en 2003, recién ahora se concretó el plan de hacer algo situado en las invasiones inglesas. Recuerdo que cuando nos despedimos con Diego al terminar el rodaje de Pájaros volando y le dije: la próxima va a ser una en la época de las Invasiones Inglesas”, jugando con la idea de verlo vestido con levita y calzas blancas ajustándole los testículos”. En efecto, no sólo Capusotto terminó poniéndose la calza, sino también el resto del elenco integrado por una impresionante Mike Amigorena con parche y pelada, y Gonzalo Heredia, en los roles protagónicos. El resultado se verá en los cines a partir del 31 de mayo y promete muchas risas. Pero, ahí en el fondo, está la visión política de Montalbano, sobre la que conversó con RevistaPaco, con una mezcla extraña de resignación, pesimismo y alegría.

 

 

¿Cuál es tu visión personal en cuanto a las relaciones que fuimos teniendo con Inglaterra a lo largo de la historia?

Que siempre hemos estado sometidos a los grandes imperios. Que siempre fue y es “zaraza” cada vez que un gobierno nos dice que vamos tras la soberanía de nuestras islas. Nosotros empezamos siendo colonia y lo seguiremos siendo. No me gasto mucho profundizando este tema, lo creo perdido. En lo único que creo es en la lucha por nuestra identidad, esa es nuestra única patria que podemos defender.

Yo creería que el fútbol simboliza algo más cuando de ingleses y argentinos se trata ¿Qué cosas crees vos que representa?

El fútbol representa una pasión. Y una pasión se refleja tras la identidad… Justamente de eso habla No Llores por mí, Inglaterra, de cómo a través de una pasión un pueblo encuentra parte de su identidad. Nuestras batallas las damos en el fútbol; aceptamos el fútbol y no la guerra y esto nos hace ser orgullosos. Maradona también es nuestro San Martín, te guste o no es nuestra bandera en el mundo.

¿Qué opinión tenés sobre Malvinas?

Mi opinión es que las Islas Malvinas son argentinas, obviamente. Que están usurpadas por un imperio que tiene el consentimiento de otros imperios y de una gran parte de nuestra gente que acepta, de manera indiferente, que esto sea así. Hay una anécdota que durante el combate en las islas, cuando una trinchera argentina es abordada por los ingleses, ante el inminente desenlace de muerte, un soldado argentino les gritó desesperadamente “no disparen, ¡yo escuché a The Who, a los Rolling Stones, a los Beatles!”… Esto se cuenta como que pasó… pero si dudás y creés que es una leyenda, la leyenda puede contar más que una historia. Y el mensaje es clarísimo. Acordate cuando te hablé de la identidad…

¿Recordás cómo viviste esa época?

En cuanto a cómo viví el período de la guerra de Malvinas… Yo trabajaba en la panadería con mi papá, en la ciudad de Nueve de Julio…. Y me llamaba la atención cómo la gente comentaba la guerra, como si fuera un partido de fútbol. Pero a mí me tocaba más de cerca porque un día recibí un telegrama del Regimiento 101 de Artillería de Junín que me decía que no me moviera de mi casa porque podía recibir de un momento a otro un llamado para ir a las islas. Soy clase 61… Podría haber sido ese chico que le gritó a los ingleses antes de morir: “No disparen, yo escuché a The Who, a los Rolling Stones y a Los Beatles.”

¿Cómo ves el papel de Inglaterra hoy? 

Desde lo político creo que ya me expresé. Pero sí hay que entender que Inglaterra, desde el punto de vista cultural, es constantemente un gran generador de ideas, Estados Unidos las industrializa. Pero Inglaterra marca siempre tendencias fuertes que, en definitiva, son las verdaderas “invasiones inglesas”. Ellos estarán siempre y nosotros jugaremos a lo que ellos quieren que juguemos.///PACO