Equívocos del capital financiero


Terra
: Bienvenidos a Equívocos del capital financiero. Para nuestro primer programa vamos a comentar un poco las fantasías monetarias de este gobierno encabezado por nuestro presidente Mauricio Macri. ¿Cuáles serían para ustedes las fantasías más interesantes que envuelven el proyecto político-económico de Cambiemos? Recuerdo que la conversación empezó cuando hablamos de la llegada de Pay-Pal a la Argentina y de la transformación de Mercado Libre en una financiera.

¿Cuáles serían para ustedes las fantasías más interesantes que envuelven el proyecto político-económico de Cambiemos?

Diego: Sí, todo empezó cuando empezamos a comparar Pay-Pal y Mercado Libre. O sea, a Ellon Musk y a Marcos Galperín. Galperín es un tipo que describe muy bien para mí esos equívocos. Durante el Foro Económico Mundial que se hizo a principio de año tuvo un perfil altísimo pidiendo la reforma laboral. Dijo que si no se hacía íbamos a perder millones de trabajos. Y lo hizo en su rol de creador y CEO de una start-up tecnológica que vale 10 mil millones de dólares. O sea, como representante del sector supuestamente más dinámico y el gran horizonte de aspiracionalidad de la economía argentina. Creo que había sido él quien dijo “hay que dejar que las empresas crezcan pero también que se achiquen si lo necesitan”. Una frase muy buena. Apenas un par de meses después de ese WEF Amazon anunció su inminente llegada al país y fue corriendo a pedirle al Estado que lo proteja. En simultáneo la AFIP le reclamó 500 millones de pesos de deuda de impuestos porque usó una exención de la Ley del Software que no le correspondía. La respuesta de Galperín fue amenazar con echar gente y mover su casa matriz a Brasil. Sobre esa pequeña semblanza está después el hecho de que sí, Mercado Libre es conceptualmente no un marketplace sino una Fintech. A Septiembre de este año había prestado 599 millones de pesos en préstamos a PYMES.

Terra: Sin duda no se trata solamente de vender o comprar una raqueta de tenis usada. ¿Qué piensan del paso que dieron hacia el dinero digital? Ahora Mercado Libre funciona casi como un mesa de dinero que financia con cuotas y administra su propia caja. En eso sigue el modelo de Pay-Pal, la idea es que el usuario nunca extraiga la plata del sistema. O sea, ir evadiendo el efectivo. Erb asociaba eso directamente al lavado. ¿Ese dinero digital tributa? Ahí hay un hilo que hay que seguir. Porque atrás el garante de todas estas idas y vueltas lo que aparece es la ideología del gobierno de Cambiemos, su idea de lo que debe ser la economía argentina.

En relación a Pay-Pal y otras plataformas similares de dinero líquido que se crearon en todo el mundo, lo interesante es ver un doble rol que cumplen: de control y des-control al mismo tiempo.

Erb: En relación a Pay-Pal y otras plataformas similares de dinero líquido que se crearon en todo el mundo, lo interesante es ver un doble rol que cumplen: de control y des-control al mismo tiempo. Por un lado ayudan a blanquear la economía de la mayoría de la población, te obliga a mostrar lo que comprás y vendés; mientras que por otra parte son plataformas que pueden ser utilizadas para negocios oscuros: lavado de dinero específicamente. Eso automáticamente lo asocio a un tema que me interesa todavía más: la aceptación social sobre el mundo financiero. De Panamá Papers a Paradise Papers pasaron toda clase de nombres, incluso de altos funcionarios del gobierno actual. Sin embargo, no hay ningún tipo de condena, como si existiera un temor intelectual a señalar algo que está fuera del alcance del 99% de las personas. No es como tirar un bolso lleno de guita por una medianera. Todo esto me llama la atención porque en paralelo a todas las revelaciones del mundo offshore salió un informe de Naciones Unidas que dice que en Argentina la plata no declarada (que evade impuestos) le hace perder al Estado en recaudación un 5,1% del PBI. ¡5,1% del PBI! (casi todo el presupuesto destinado a Educación). Ahí está la frase: “Se chorearon un PBI”. La corrupción, aunque no parezca, es un cuestión muy importante para los argentinos, aunque probablemente nunca llegue siquiera a un décima parte de lo que se evade impositivamente en paraísos fiscales. 

Gogui: PayPal me parece que empezó funcionando como una posibilidad de inversión digital, como una especie de banco de internet. Después se asoció con los bancos reales y ahora te invitan “a pagar con tarjeta de crédito usando Paypal” (sic), lo cual ya perdió mucho del sentido. La utilidad real es pagarle a proveedores en el extranjero con un dinero que de algún modo puedan usar. El tema con eso es que si vos dejás la plata en Paypal no paga impuestos, pero si la sacás de ahí transfiriéndola a una cuenta de banco, sí te los cobran. No me parece que sirva como “lavado de dinero” pero sí me parece que se evaden impuestos de forma “micro”. El caso de Mercado Libre es diferente porque en principio no fue la idea que depositen dinero ahí sino que compran y vendan artículos y servicios, y como toda empresa grande el paso siguiente es convertirse en una financiera de esos mismos productos. El cambio se da cuando Mercado Libre se puso a competir en latinoamérica con Amazon y le salió para atrás, porque Amazon tiene mejor branding, un servicio mucho más aceitado y sobre todo el poder del capital norteamericano.

El cambio se da cuando Mercado Libre se puso a competir en latinoamérica con Amazon y le salió para atrás, porque Amazon tiene mejor branding, un servicio mucho más aceitado y sobre todo el poder del capital norteamericano.

En México Mercado Libre funciona muy a trasmano, no consigue hacer pie a raíz de varios factores: por un lado, la altísima presencia de Amazon que te trae productos de EEUU por precios bajos y en una semana, y en segundo lugar porque los mexicanos no les interesa comprar productos usados, tiene una cultura muy neoliberal para el amoblamiento de casas y oficinas, y los productos nuevos son más baratos que los usados. Para ir a lo concreto: una silla de madera de los años 80 en una tienda de restauración te puede salir 800, 1000 pesos, y una silla nueva comprada en una mueblería te sale 300 máximo. Mercado Libre entonces no ofrece productos más atractivos que Amazon, pero eso sí, en Mercado Libre es muy común que los productos tengan “envío gratis a todo el país” y no estén sobrepreciados, porque la empresa debió subsidiar los envíos para poder competir. Amazon lo contrarresta con “Amazon Prime”, un servicio que te da envíos en 24 horas gratuito de todos tus productos y además te regala acceso a su plataforma de streaming, todo por 600 pesos anuales. Es una puja, en definitiva, a ver quién da más barato y al final, quién tiene más espalda para perder guita. Y sabemos que ML no llega a eso, que finalmente se está transformando en una financiera con dinero del Estado. PayPal a la vez consiguió el apoyo de los bancos y eso es suficiente para sostenerse. Bueno, no se si con ésto llego a algo pero lo tenía que decir. Gracias a todos, SOY Francisco de la Colonia Escandón, pasen una de INXS. Sobre la pregunta de Terra, si el dinero digital tributa, tengo entendido que todavía no. Ahí me parece que entra el asunto de las criptomonedas, que es mucho más complejo.

Terra: Volvamos al tema del gobierno y el capital financiero. Ahí hay algo. Se votó a Cambiemos contra la corrupción. Fue uno de los argumentos. Aunque nunca se terminó de definir de qué tipo de corrupción se habla. Pero el voto funcionó, entiendo, en ese sentido. Y entiendo que es un imaginario ligado a la corrupción política, no solo al diez por ciento de un negocio. Ninguna de estas dos formas de corrupción -la caja política en negro para pagar operaciones políticas ni el diego que cobra un proveedor y luego se arregla entre las partes- gravita con tanta fuerza en el mundo del dinero hoy como el lavado. Pero el lavado no es percibido como una variante problemática a la hora de votar. ¿Piensan que es así? ¿Por qué? Ahí hay, creo, un irreductible problema ideológico.

Erb: Vuelvo un poco a lo que planteaba antes, el dinero líquido es difícil de señalar por «María» o «Cacho», los personajes ficticios con los que suele juntarse el Presidente cada vez que está de campaña. Incluso es complejo para el periodismo (que de todas formas evita mencionar el tema lo máximo posible). Hace unos días miraba una entrevista que Maria O’Donell le hacía a Jorge Fontevecchia, y el CEO de Editorial Perfil decía algo interesante (cito de memoria): «No creo que haya una conspiración de silencio, es sobre todo una cuestión de rating». Refuerza un poco esa idea que decíamos que señalar a la corrupción financiera no genera interés en el público, la gente mira un noticiero de una manera pasiva. El que prende la televisión no conecta sentimentalmente con que el ministro de Finanzas (Luis Caputo) manejaba fondos de inversión offshore, entre los cuales había fondos buitres que reclamaban guita (dentro del 7% de acreedores que no entraron a los Canjes de Deuda de 2005 y 2010) y terminaron cobrando el 100% en marzo de 2016. Es complejo periodísticamente contar de manera masiva que está mal que el Presidente tuviera hasta el inicio de su mandato (marzo del año pasado) alrededor de 18 millones en Bahamas. Desde lo emocional «María» y «Cacho» se preguntan «¿Y? Si es millonario, puede tener la plata donde quiera». No dudo que además existe un blindaje periodístico, los multimedios (con fuertes negocios en las telcos) probablemente forman parte del engranaje financiero offshore; no se trata sólo de que el tema «no genera rating». Sin embargo, esa invisibilidad del dinero líquido también hay que vincularlo al porqué no se habla del tema en los medios.

En principio habría que condenar la corrupción de las personas que tienen la guita no declarada afuera del país. En otra época lo que pasó ahora con los Panamá Papers o Paradise Papers hubiera sido un escándalo. ¿Qué cambió?

Terra: Ahí queda claro el sesgo ideológico de ese votante de Cambiemos. “Si es millonario, puede tener la plata donde quiera.” Pero la pregunta sigue siendo seria. ¿Puede o no puede? Cada vez que se dice que los empresarios argentinos tienen el dinero afuera uno piensa algo similar. ¿Está bien o está mal? Es diferente si se trata de dinero en negro o no. Lo sé. Pero no es tan diferente, al final. ¿O sí? Ahí entra el tema de cómo perciben la Argentina y a ellos mismos como argentinos. Y eso afecta directamente el tema de las retenciones. ¿Retenciones sí o no? Subsidios, ¿sí o no? Son preguntas a las que parece fácil responder pero no es tan fácil como parece.

Erb. Ahí se abren dos cuestiones. La primera: el dinero no declarado que está oculto en el exterior en un banca off-shore (que es como tenerlo enterrado en un convento). La segunda: el dinero declarado que está en el exterior, que son básicamente de personas que no le creen al Estado, pero que paradójicamente le reclaman al Estado. ¿Qué hacemos ahí? En principio habría que condenar la corrupción de las personas que tienen la guita no declarada afuera del país. En otra época lo que pasó ahora con los Panamá Papers o Paradise Papers hubiera sido un escándalo. ¿Qué cambió? Bueno, ahí tenés que hablar del blindaje, qué cosas los medios deciden que sea un «escándalo». Claramente al periodismo mainstream no le resulta para nada problemático que haya 60 funcionarios vinculados a sociedades off-shore, elige que eso no sea un tema para hablar.. ¿Pero por qué? Esa es la pregunta. Por qué la obsesión por ocultar la corrupción cool. Volvemos siempre al mismo tema: es más atractivo televisivamente mostrar que la cocinera de De Vido tiene 5 autos de 2 millones de pesos, que ponerse a explicar la ingeniería financiera de evadir el pago de impuestos por cientos de millones de dólares. Ahí, más allá de la corrupción manifiesta que puede haber (condenable por el código penal), se reafirma una cuestión de clase; el señalamiento de las fotos subidas a redes sociales con los fierros de lujo de una persona (ex) humilde. Pero además del show mediático (que sin dudas vende) existe un encolumnamiento detrás de un proyecto político específico: flexibilización laboral, reforma previsional, Estado servil, etc. de los clichés propios de la historia del liberalismo argentino////PACO

¿Terminaste el artículo? ¿Te gustó? Acordate que #Paco se financia con sus lectores. Servers, diseño y colaboraciones, entre otros gastos, se sostienen con las suscripciones. Dale, copate, sólo 25 pesos por mes. Poco para vos, mucho para nosotros. Suscribite haciendo clic ACÁ.