Entrevista con Quintín

.

Hablar de política con Quintín -matemático, crítico de cine, incansable blogger y tuitero- es al mismo tiempo imposible y apasionate. No hay mediación, uno empieza y ya está discutiendo. Irreductible y solvente, Quintín agrega, comenta, rectifica y siempre tiene una respuesta, una salida, todo pensado y dicho con una velocidad que llega al vértigo. En ámbitos donde se habla mucho y no se dice nada, donde por lo general nadie se juega con ninguna idea fuerte, ni se compromete con nada, Quintín es un vigoroso y feliz discutidor. Con él es imposible aburrirse. Anti-kirchnerista militante, cuando terminó la entrevista, que hicimos en el bar Tolón, de Santa Fe y Coronel Díaz, salimos a la calle y había un militante del Partido Obrero. Repartía volantes contra Macri. Quintín lo miró y dijo: “A estos los manda el kirchnerismo. Mirá la cara de loco que tiene ese.”

 

Estamos como en los años 30, Terranova.

¿Qué singifica eso?

Ustedes son todos del Foro de San Pablo. Hay un estalinismo internacional, Podemos, Maduro, Castro, Cristina Kirchner, Milagros Salas…

¿Eso es un estalinismo internacional?

Sí, absolutamente. Quieren un partido único. O sea, hay una lógica del partido único. Hay un internacional del partido único. Se apoyan entre ellos, se sostienen, se bancan, y los países que están alineados con ese eje se apoyan. Lula está en eso también. En Brasil no llegaron a eso, se quedaron dentro de un sistema democrático.

¿Y cómo entra Cambiemos ahí?

Y Cambiemos está en la otra lógica.

¿Cuál?

La de Macron, la de Merkel, la de las democracias europeas, Perú, la de Chile.

Esperá. Chile no es una democracia europea, me parece.

Bueno, es la centroizquierda como en los países europeos.

Chile es un país donde triunfó la derecha más recalcitrante.

Bueno, pero ahora no gobierna la derecha.

La matriz del país es la del triunfo de la ultraderecha.

No, mentira. Chile es una democracia con alternancia en el poder cosa que no aceptan los del partido único. Hay una lógica que se acabó que es la de la alternancia en el poder. De derecha es la base social, pero eso es otro tema. Tiene que triunfar la derecha para que haya democracia, tiene que triunfar la derecha y tiene que triunfar la izquierda. O sea, la idea de la democracia liberal, la idea de la alternancia se está yendo a la mierda.

Pero eso pasó. Las última elecciones las ganó Cambiemos.

Por suerte, porque preservó la idea de que podía haber un sistema con alternancia.

¿Qué crítica le haríamos a Cambiemos?

No, pará, pará. A mí me parece irrebatible eso, me parece de una obviedad increible.

Vos dirías entonces que el kirchnerismo y sus aliados internacionales son un nuevo estalinismo, y que quieren un partido único, y Cambiemos vendría a ser la fuerza democrática que le pone coto a eso.

No, ni siquiera. Creo que Cambiemos es una de las patas de un sistema democrático liberal en la Argentina cuya pata de centro izquierda no está construida. Ese es el problema de la Argentina. Porque la pata de centroizquierda es el estalinsimo y ese es el problema que tiene España cuando el PSOE se entrega a Podemos.

O sea, faltaría -según tu lectura- una parte de Cambiemos para que la dialéctica democrática…

Esto lo vio Massa. Hay una fuerza de centroderecha, Cambiemos, y entonces podemos hacer una fuerza de centroizquierda. Entonces se alió con Stolbizer. Mucho antes de estas elecciones dijo “voy a comprar la centroizquierda vía Stolbizer y voy a hacer un frente.” Ahora, Massa es un pelotudo, pero ese es otro tema. Como político, como líder, es un oportunista y se le nota. Es un tipo muy torpe. Pero alguien en ese partido leyó esta idea y dijo “terminemos con el partido único.” Y dentro del peronismo hay muchos tipos que piensan eso. Julio Bárbaro, algunos gobernadores, seamos la centroizquierda de Cambiemos.

Bueno, pero al no tener esa pata Cambiemos se transforma en…

No, al no tener esa pata Cambiemos significa la lucha contra Maduro. Cambiemos significa la lucha contra el partido único y el estado policial.

Para mí el estado policial en la Argentina siempre lo manejó la oligarquía.

No, eso es otro análisis. La oligarquía claramente no es lo que era. Es una idea de hace ochenta años.

Cambiemos le saca las retenciones al campo y fortalece un sector que es el más conservador, el menos productivo.

Mentira. Mentira. El campo es un sector productivo.

Es un actor de concentración.

No es cierto. Eso es un disparate. Desde que existe la ley de la herencia los campos se fueron dividiendo y hoy los productores en su mayoría medianos y pequeños empresarios.

¿Cargill es un mediano productor?

Bueno, pará, pará. Bueno, me estás confundiendo los tantos.

¿No hay concentración de riqueza ligada al campo?

Bueno, ahí está el problema de los latifundios que es otro problema argentino. Pero Cambiemos no tiene nada que ver con eso porque no gana en ninguno de esos lugares, en el único lugar en el que gana es en Jujuy donde estuvo Milagritos Salas y la gente se asustó.

¿Estás a favor de la quita de retenciones?

A favor, completamente. Eso permite producir.

El Estado está con un déficit del 8 al 12 por ciento.

No es cierto. Hay menos déficit que en la época kirchnerista. Mirá si vamos a volver a discutir el rol de la oligarquía agricola ganadera como en la década del 40…

¿Pero no era que estábamos en la década del 30?

No, eso en lo político.

Tu máquina del tiempo funciona para unas cosas y para otras no. ¿La economía y la política no están relacionadas?

La política cambió. Está volviendo a la barbarie. Cambiemos puede tener muchos errores, pero…

Decime uno.

Como les pasa a todos en la Argentina Cambiemos no saben cómo gestionar la economía.

Bueno, ahí tenemos un titular.

Pero Kicillof sabía menos. Kicillof era un animal. Y estos son torpes. Esa la diferencia.

O sea, Cambiemos es torpe a nivel económico.

Sí, torpe. Y el problema es grave.

¿Va a poder revertir esta situación Cambiemos?

Yo qué sé. Bola de cristal no tengo. Pero de lo que estoy convencido es de que si vuelve el kirchnerismo vamos a Venezuela seguro. La lógica del partido único es inexorable. Ahí todo se hace por negocios y para mantener la estructura de verticalidad.

¿Algunas vez militaste en algún partido o alguna agrupación?

Muy levemente.

¿En el Partido Comunista?

¡No!

Pero tus viejos militaron en el Partido Comunista.

Hasta 56, con la invasión a Hungría. Ahí se fueron. Así que ya cuando yo tenía cinco años se habían ido. Milité en los 70, en agrupaciones de base de la JP. Nunca llegué a ser monto. En la FUP.

¿Ligado a la facultad?

Sí, después me hice Lealtad y después dejé. Cuando murió Perón, dejé de militar.

¿Y qué recuerdos tenés de es época?

Y… Me fui a la mierda de ahí. Un recuerdo horrible. Pero yo siempre estuve en contra del estalinismo. Y un poco el peronismo era un antídoto contra eso.

Eso que llamás estalinismo, ¿tiene algo que ver con la pasión?

No, tiene que ver con el lavado de cerebro. Uno empieza a creer en esas cosas y es como estar en una secta porque todo tiene explicación. No hay dudas. El adversario pasa a ser enemigo y después pasa a ser cadáver o preso político. Esa es la lógica. En nombre de los pobres, de los marginados, la patria, etcétera. (Piensa) La centroizquierda es un proyecto político que permitió que Europa se desarrollara…

¿Y a quién vez en la centro izquierda que te intereses?

¿Acá o en el mundo? Repito lo que dije antes. Acá estamos en una lucha previa. Acá no se estableció esa centroizquierda. Acá no es la derecha contra la izquierda, es la democracia con alternacia contra el partido único, es un proyecto democrático contra el proyecto totalitario.

¿Seguís apoyando a Carrió?

Sí. A muerte.

¿Por qué?

Es la única que vio esto hace mucho tiempo. Vio la lógica de la apropiación y de la corrupción en relación al partido único.

¿Pensás que no hay corrupción en Cambiemos?

El nivel de corrupción en Cambiemos es bajísimo. Son transparentes. Puede ser que alguno robe como hay siempre, pero el robo no es sistemático.

¿Votás en provincia?

Sí.

¿A quién vas a votar?

A Vidal, obviamente.

A Bullrich, querrrás decir.

Sí, a Bullrich. Y después tengo una interna interesante en el Partido de la Costa.

¿Te vas a candidatear? Tirame una primicia.

No, boludo, ¿cómo me voy a candidatear? Hay algo interesante, medio tremendo. Hace mucho tiempo que gobiernan los peronistas, una familia, De Jesús, fue el padre y ahora es el hijo. Y los que gobernaron desde que existe, porque antes era parte de General Lavalle, es una familia Magadan, que son médicos, abogados, otra vez, gobernó el padre y luego el hijo, se alternaron. Ahora hace doce años que gobiernan los peronistas. Entonces se vuelve a presentan los De Jesús por el kirchnerismo. Y la interna por Cambiemos tiene peronistas, radicales, gente de Carrió y se odian mal. Y creo que va a ganar este peronista que se presenta por cambiemos y creo que lo voy a votar.

¿Quién es? ¿Cómo se llama?

Se llama Cotoco García.

Nunca publicaste un libro. Escribís todo el tiempo pero nunca un libro, siempre en revistas y en la web.

Hace poco salió un libro que hice con Andrés Rosberg sobre vinos, se llama Más allá del Malbec. Es lo único.

¿Y por qué podés escribir un libro sobre vinos y no sobre cine, libros o política?

No me gusta la ideas de recopilación. Francisco Garamona me había ofrecido publicar una antología pero al final dije que no. Aparte me peleé con Garamona así que no.

Contame de esa pelea. ¿Es verdad que te amenazó con matarte el perro?

Sí. Es verdad. Me trató de judío. Estaba muy drogado. Yo no me di cuenta. Él venía siempre a casa. Vino con Fernanda Laguna y, bueno, se empezó a dar una discusión medio subida de tono.

¿Sobre política?

Sí, sobre política. Y entonces se empezó a poner muy loco, me empezó a decir “ustedes los judíos son así”, “la gente que no tiene hijos es así”, y de después dijo “te
voy a matar a ese perro de mierda que tenés.”

¿Y vos qué hiciste?

Nada, en un momento se fueron y al otro día yo lo llamé, y le dije “che, bueno”, se lo atribuía a una noche mala. Y bueno, no quiso saber más nada y quedó ahí. Me repudió por ser de derecha. Yo de derecha, nada. Pero bueno con canallas trato de no juntarme. Y Garamona reveló ser un canalla. Por otra parte es un gran editor, como editor ha sido brillante. ¿No?//////PACO