A lo largo de los años, los desarrolladores de videojuegos se esforzaron por estar en la delantera de una carrera imaginaria por ser los más creativos del sector. Para esto, la introducción de “easter eggs” en sus productos tuvo un lugar clave. Los “easter eggs” son mensajes ocultos, marcas personales o, por qué no, toques artísticos que los desarrolladores dejan en los videojuegos, persiguiendo el fin narcisista de ser recordados, algo que vive en cada uno de nosotros. A lo largo de los años, los “easter eggs” han evolucionado al punto de estar presentes en prácticamente cualquier videojuego. Jugadores de todo el mundo ponen empeño día a día en ser los primeros en encontrarlos y regodearse con Likes en Facebook y views en YouTube. Desde los fantasmas del Super Mario 64 a los ovnis del GTA V, la comunidad de cazadores de “easter eggs” se expandió a tal punto que hay personas que trabajan de encontrarlos y las desarrolladoras no tienen pensando dejar de alimentar este mercado.

Desde los fantasmas del Super Mario 64 a los ovnis del GTA V, la comunidad de cazadores de “easter eggs” se expandió a tal punto que hay personas que trabajan de encontrarlos.

RedLynx, la desarrolladora finlandesa creadora de Trials, no pensaba quedarse atrás. Trials es una serie de juegos de plataformas en las que el jugador debe superar manejando una motocross. Trials Evolution es su cuarto juego y fue lanzado en el año 2013: tuvo una excelente respuesta de la crítica (obtuvo el 90% en Metacritic) y buenas ventas para tratarse de una desarrolladora pequeña. Pero no estamos acá para hablar del juego en sí ni de su desempeño comercial. Entre saltos y plataformas, motocross y extras pagos, Trials Evolution esconde uno de los más grandes “easter eggs” en la historia de los videojuegos. Los jugadores no perdieron tiempo en poner sus energías en descubrir un intrigante misterio, que pronto llamaría la atención de personas en todo el mundo, trascendiendo fronteras e incluso el tiempo. Todo comenzó cuando los usuarios empezaron a encontrar letras adentro del juego, con cierta dificultad para obtenerlas. Una vez que todas las letras fueron reunidas, se formó un texto cifrado. Un usuario de los foros de RedLynx logró descifrarlo al aplicar el método Vigenère, es decir, a través de descubrir una palabra e ir reemplazando las letras de las otras. El texto cifrado explicaba el procedimiento necesario para activar ‘algo’ en el juego. Siguiendo este procedimiento, la siguiente canción se desbloqueaba.

Si traducimos la letra de la canción, podemos ver que esta nos invita a hacer las cosas de otro modo: “Sus oídos no pueden capturarlos, quizás tenga que transformarla en una forma visible”. Si se presta atención a la canción, pueden oírse claramente unos pitidos que no deberían estar ahí, puesto que distorsionan completamente el ritmo. La frase ‘transformarla en una forma visible’ dejó pensando a los usuarios. Un jugador decidió pasar la canción por un análisis espectral, es decir, pudo ver el espectro sonoro que las notas dejan al ser tocadas. Y entonces descubrió que los pitidos que se escuchan forman un código Morse, que deletreaba una dirección de un sitio web. El sitio web fue creado especialmente para el “easter egg” y se fue actualizando semana a semana. RedLynx cambiaba la imagen de fondo del sitio y como única pista se dijo que cada una de ellas representaba a un individuo y las imágenes habían sido subidas en orden alfabético. RedLynx continuó subiendo imágenes distintas hasta llegar a 21, cuando escribieron una pregunta en la página que sólo podía ser respondida si se conocía la inicial del individuo detrás de cada imagen. Para los curiosos, la respuesta era ‘BIG FREEZE WITH NO COMPLETE END’, que hace referencia a una teoría sobre el posible fin del universo.

El sitio web fue creado especialmente para el “easter egg” y se fue actualizando semana a semana.

Finalmente, el 9 de octubre de 2013 alguien introdujo la respuesta correcta. Al hacerlo, en pantalla aparecían 4 direcciones geográficas con instrucciones específicas. El “easter egg” había tomado alcance mundial y había pasado del mundo digital al analógico. Las locaciones geográficas que aparecían iban desde América hasta Oceanía, pasando primero por Europa. Los fanáticos que vivían cerca de esas zonas se apresuraron en visitarlas, apenas horas después de reveladas. El primer paquete escondido fue encontrado en Sidney, Australia. Un usuario del foro de RedLynx llamado Batguy encontró un cofre pequeño con una llave adentro y una plaqueta con la inscripción “It seemed like forever ago, like we’ve had this brief but still infinite forever. Some infinities are bigger than other infinities”, que más tarde se descubrió que pertenece a un poema de John Green. Del otro lado de la plaqueta también había una inscripción, pero vamos a dejar eso para el final. El segundo cofre fue encontrado en Bath, Gran Bretaña. Estaba escondido en un cementerio muy pequeño. El cofre contenía la misma llave y la misma plaqueta. El tercer cofre estaba en San Francisco, Estados Unidos. Este cofre fue más difícil de hallar puesto que no había ningún cartel que señale la zona. Tenía el mismo contenido que los otros dos.

El segundo cofre fue encontrado en Bath, Gran Bretaña. Estaba escondido en un cementerio muy pequeño.

El último cofre estaba en Helsinki, Finlandia, hogar de RedLynx. Este cofre tiene una historia un poco más curiosa que los anteriores. Cuando las ubicaciones de los cofres fueron anunciadas, Helsinki aparecía en el medio de la pantalla y con instrucciones algo más complejas. La dirección que aparecía resultó ser de una editorial especializada en revistas de videojuegos. Al llegar, el jugador que se encargó de encontrar el último cofre recibió unos documentos franceses que tenían por lo menos 300 años de antigüedad. Los documentos eran títulos de propiedad de una tierra en las cercanías. El jugador se dirigió a ese lugar y descubrió que actualmente ese lote es un cementerio, en el que encontró enterrado el útlimo cofre, que además de la llave y la plaqueta tenía un reloj de bolsillo antiguo. En el reverso de todas las plaquetas estaba tallada la siguiente frase: ‘Midday in Year 2113. 1st Sat in Aug One of Five keys will open the box Underneath the Eiffel Tower’.

El jugador que se encargó de encontrar el último cofre recibió unos documentos franceses que tenían por lo menos 300 años.

En 2014, el creador del juego, Anttil Ilvessuo, dio una entrevista en el punto exacto debajo de la Torre Eiffel en el que se resolverá el secreto, dentro de 96 años. “Esto es real y está pasando”, dijo. Aseguró que tomó las medidas necesarias para que haya alguien ahí y una de las llaves abra algo. Este “easter egg” empezó dentro de un videojuego, se expandió a un sitio web y finalmente pasó al mundo real y tangible. Ahora va a perdurar en el tiempo. Esta historia será pasada entre generaciones y probablemente los descendientes de quienes encontraron las llaves estarán ahí ese día. Habrá emoción, incertidumbre y curiosidad por saber lo que ocurrirá. Nosotros no vamos a estar acá cuando eso pase. Seremos una pila de huesos o cenizas, pero esta historia quedará.  Esto es mucho más que un “easter egg” de un videojuego con buenas críticas, es un regalo para las generaciones que vendrán/////PACO