Domingo en Malvinas

 

Primero la pregunta recurrente: ¿se puede viajar? Sí, se puede. ¿Cómo? No es tan complicado. Hay vuelos de LATAM que salen de Chile todas las semanas. Y una vez por mes, uno de esos vuelos, aterriza en Río Gallegos, carga pasajeros y va hasta la base de Monte Agradable, un megacomplejo militar británico que queda en la Isla Soledad a unos cincuenta kilómetros de Puerto Argentino. ¿Pero hay que sacar visa? No, no es necesario. Pero ¿qué podemos esperar de ese viaje?

Monte Agradable/Mount Pleasant tiene una de las pistas para aviones militares más largas del mundo. Y es una ciudad completa con unos dos mil soldados de guardia permanente, negocios, personal civil, cine y hasta un bowling. Siendo más precisos, nadie sabe bien qué pasa en esa base. Wikipedia alienta el mito consignando que los militares le dicen Death Star por su diseño intrincado. Pero ¿es posible una Death Star sin Darth Vader? La base se creó en 1985 y estuvo operativa en 1986.

Si calculamos que en 2041 vence el Tratado Antártico y las naciones del mundo deberán discutir sus pretensiones antárticas, la desolada y algo monstruosa silueta de la base cobra otro relieve.

Uno puede suponer que si llegaran los zombies al mundo, esta base podría ser un buen lugar de refugio. Está alejado, muy alejado de todo, esta bien pertrechado para resistir por su cuenta por mucho tiempo, tiene poca población y una optima posición de defensa. También es una excelente e inmejorable posición para atacar o defender cualquier punto del Atlántico sur. Si calculamos que en 2041 vence el Tratado Antártico y las naciones del mundo deberán discutir sus pretensiones antárticas, la desolada y algo monstruosa silueta de la base cobra otro relieve. Desde luego también sirve entender que el PBI de las islas es uno de los más altos del mundo gracias a las licencias de pesca y que ya se sabe que la zona es rica en petróleo y gas. Pensar que Mount Pleasant funciona apenas como una base de entrenamiento es como creer en la filantropía de Darth Vader. ¿Tiene armamento nuclear? ¿Es una base de la OTAN? Las autoridades británicas ni lo confirman ni lo desmienten. Pero sí sabemos que la base mantiene en actividad cuatro aviones Eurofighter Typhoon cuyo radio de acción es de mil cuatrocientos kilómetros. Con un no tan complejo reaprovisionamiento en vuelo, una de estas naves de última generación podrían atacar y destruir cualquier emplazamiento militar o civil de la Argentina.

El Malvina House Hotel donde me hospedo es un hotel europeo, pero continental, más holandés o alemán que británico. Al momento de registrame hablo en español y me contestan en inglés.

Vengo a Malvinas de vacaciones. Pero viajo en el mismo avión con un contingente de nadadores que van a competir en una evento deportivo organizado por la Argentina y también con la Comisión Provincial de la Memoria. Son parte del grupo el Padre Pepe, Ernesto Alonso, ex-combatiente del Cecim, y el premio de la paz, Adolfo Perez Esquivel. Los nadadores no son famosos y es fácil reconocer quién va con quién. Los deportistas tienen mochilas y camperas de colores. La Comisión es más austera en su forma de vestir. Perez Esquivel usa una boina negra. Cuando le pregunto a Alonso cuál es la agenda de la semana en las islas me dice que van a ir al Cementerio de Darwin y están viendo qué contacto van a tener con los isleños, cuyas autoridades ya publicaron una carta abierta donde advertían tanto a propios como ajenos que no estaban en contra de la visita pero tampoco a favor. El padre Pepe me dijo que había que romper el hielo.

Pensar que Mount Pleasant funciona apenas como una base de entrenamiento es como creer en la filantropía de Darth Vader. ¿Tiene armamento nuclear? ¿Es una base de la OTAN? Las autoridades británicas ni lo confirman ni lo desmienten.

El Malvina House Hotel donde me hospedo es un hotel europeo, pero continental, más holandés o alemán que británico. Al momento de registrame hablo en español y me contestan en inglés. Nos entendemos. Enseguida un policía de barba negra y ojos claros vestido con un chaleco nos da a los recién llegados una charla preventiva en inglés usando el hall del hotel como sala de conferencia. Hay gente que todavía está dolida por el tema de la guerra, dice, como exceptuándose de ese dolor. Le creo. Me da la sensación de que busca hacer su trabajo. Algo que empiezo a ver en casi toda la gente que me cruzo. Tengan cuidado con las banderas argentinas porque pueden generar ofensas, dice. Es un personaje de David Lynch. Y Puerto Argentino es una locación pensada y diseñada por David Lynch. Cuando el speech termina y el grupo se desarma, me cruzo al policía en la puerta del hotel y me sonríe y me guiña el ojo derecho. Camino por la costanera de la ciudad mientras atardece y llego al busto de Margaret Thatcher en una placita que se llama Thatcher Drive. Más adelante está el 1982 War Memorial, donde los héroes británicos caídos en combate son honrados con flores de plástico. Las casas de Port Stanley son construcciones que siguen un estilo riguroso y hechas con chapa y madera, usando diseños convencionales y hasta infantiles hablan más de los isleños que cualquier declaración de principios. La arquitectura acá expresa una ética. Casi tanto como las banderas británicas que se ven en algunos jardines y que el acceso a Internet haya que pagarlo por hora////PACO