1

Conocí el trabajo de Nile Rodgers en los años 90s con el reconocido tema de la publicidad de Gancia. Cuando empecé a rascar la guitarra eléctrica, uno de mis mayores éxitos fue sacar el riff central de ese tema. Después me enteré que era un hit de “Chic”, banda de los 70s que la rompió en la era del funk-disco. Su guitarrista era el alma de la banda, pero estaba lejos de ser un negrito más del mundo de la música. Su trabajo como productor es asombroso, basta un repaso random por su carrera para percibir la genialidad de su trabajo invariablemente asentado en el mástil sólido de la guitarra.

2
Una vez fue a Australia con su banda nueva. Era, creo, 1984. Fue de gira, a tocar. Los INXS se enteraron y lo persiguieron por todo el país hasta que se metieron en un camarín y lograron charlar con él. Le pidieron que les produzca un tema. Al día siguiente se metieron en un estudio y zaparon. Arrancaron con una melodía de teclado que Andy había hecho en una camioneta tipo Scooby Doo durante las interminables giras de la banda, mientras todos dormían, con un tecladito Casio. Nile Rodgers le puso una guitarrita. El resto es historia de la música pop de los 80s.

3
Un par de años antes Nile Rodgers se encontró con Bowie en una fiesta. Al tiempo Bowie lo llamó para que produzca algún tema de su nuevo disco. Zaparon un par de veces, Rodgers estaba muy nervioso porque Bowie era una estrella y tenía mucha guita. Un día le dice “¿para qué me trajiste a la banda?” y Bowie le contesta “para que hagas lo que sabés hacer”. Rodgers se queda mirando: “¿y qué se hacer?” Bowie le contesta “hits”, y se va. Al ensayo siguiente le lleva una base de viola. El resto es historia de la música pop de los 80s.

Después de hacer este tema, Rodgers tenía otra sorpresa para Bowie: había compuesto un nuevo arreglo para un viejo tema que el Duque Blanco había firmado junto a Iggy Pop algunos años antes. Por supuesto, todos conocemos el arreglo de Rodgers y no el tema original.

4
El mismo año que grabó Original Sin, lo reunieron con Madonna para que le produzca un disco. Rodgers escuchó los demos, suspiró y rechazó muchos temas, entre ellos “Like a virgin”. Le pareció una mariconada. A los varios días se dio cuenta que faltaban temas y decidió grabarlo igual. Le empezó a buscar la vuelta. Todos creen que ese tema es el teclado, pero en realidad se trata de la viola, que al principio aparece tímida y después domina toda la canción. Es el sello de Rodgers, el tipo parece que está atrás y en realidad sostiene la canción, su guitarra es siempre muy sólida y le da espacio a todo lo demás. Suena medio raro porque a diferencia de los otros temas está grabado de forma “digital”, uno de los primeros discos en hacerlo.

5
En 1989 produjo el disco Cosmic Thing de B52s, una banda post punk que había nacido a principios de los años 80 con una mezcla de rockabilly y pop ochentero, situándolos como Los Twist del sur de los EEUU. Éste fue su primer disco luego de la muerte de un integrante de la banda, y curiosamente el que mayor cantidad de hits produjo su carrera. No sabemos cómo influyó Neil Rodgers en su producción, pero sabemos que él estuvo involucrado y eso basta para saber que una cosa está relacionada con la otra. Atención a la combinación batería/guitarra que es el secreto del swing inmortal del principal single del disco.

6
Para “Lose yourself to dance”, single de RAM de Daft Punk, probó muchas formas de grabar la viola y nunca le gustaba. Sentía que quedaba suave, que se quedaba atrás. Entonces en un momento, contradiciendo todas las leyes de la grabación y el toque de guitarra eléctrica, conectó la viola directamente en la consola y lo grabó sin que pase por el amplificador. La canción directamente es la repetición permanente de ese loop, que tiene un toque muy delicado, como una pincelada de Cezanne. Acá lo muestra bien.

7
Para terminar, en su primer disco solista (y el segundo), Willy Crook hace una canción que se llama “Fool times”, que es una reversión de “Good times”, y tan buena como la original. ¿Por qué es tan buena? Porque conserva la misma guitarra. Todo el resto cambió. Y eso prueba que el secreto de Good Times es la guitarra. Podrías ponerle arriba cantos gregorianos y seguiría funcionando. Una curiosidad: una vez hablé con Fernando Lupano, bajista de este disco, un sesionista de muchos discos del rock argentino. Venía de tocar en esa época con Charly García al que abandonó por drogadicto. Hizo este bolo para Crook, que también era un drogadicto pero mucho menos oscuro. Lupano me dijo que estaban grabando el tema y en un momento pensó que había terminado la toma, entonces se relajó y empezó a tocar “cualquier cosa” (sic) y cuando terminó esa cualquier cosa la bata arrancó de golpe y el tema siguió. Él se quedó quieto un compás y engancha precisamente un tiempo antes de del siguiente compás. Eso puede escucharse claramente en la grabación, que es parte de la historia del rock argentino de los 90s.

8
Cuando se habla de guitarristas generalmente saltan los nombres de clásicos instrumentas hipervirtuosos, desde Brian May hasta Keith Richards, desde Steve Vai hasta Tom Morello. Pero Neil Rodgers demostró que una buena mano derecha y mucha imaginación bastaba para hacer un tema que nos guste a todos sin excepción. Y del mismo modo que en la noche el sol hace brillar a la luna, Rodgers es esa estrella que ilumina a los planetas que más fuerza de gravedad ejercieron en la música pop////PACO