1
‘I want to invite everybody here to the BET Awards this summer, and I just want to say good night’ fueron las palabras de despedida de Chris Rock al finalizar la última entrega de los Oscar. Como todos sabrán el espíritu autoritario de la corrección política se adueñó de la máxima gala de Hollywood y el humor de la ceremonia estuvo centrado completamente en el escándalo por falta de representación de actores de color en las categorías de actuación. Pero lo que tal vez no todos saben es qué son los BET awards a los que Chris nos invitó al final de la entrega de premios.  BET es una sigla para Black Entertainment Television, el canal de televisión y proveedor de contenidos orientados para afroamericanos más prominente de Estados Unidos. Sus premios se entregan anualmente desde el año 2001 para reconocer a personalidades afroamericanas y de otras minorías en los campos de la música, el deporte, la actuación y el entretenimiento en general. Pero los BET son sólo parte de un grupo de premios centrados en celebrar figuras de color que fueron creados en las últimas décadas del siglo pasado y principios del nuestro como respuesta a la falta de reconocimiento de la comunidad afroamericana en la mayoría de los premios mainstream de la industria del entretenimiento.

#chrisrock invites everyone to the #betawards. #oscars2016

Un vídeo publicado por VladTV (@vladtv) el

Los BET son parte de un grupo de premios centrados en celebrar figuras de color creados en las últimas décadas del siglo XX.

2 Tal vez el hermano mayor de este grupo de premios sea el Image Award de la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) cuya primera entrega fue en 1967 en el candor de los movimientos por los derechos civiles. Aunque la lucha de la NAACP por la igualdad en la industria del cine se remonta hasta 1915 cuando la organización llamó a boicotear (sí, ya hace 100 años se habla de boicots) el film Birth of a Nation de D.W. Griffith por su retrato nefasto de los libertos negros post guerra civil y por su apología al Ku Klux Klan como una organización que viene a restablecer el orden y la paz.

3 En 1997, varios años después de la primera entrega de los Image Award, durante una proyección de Love Jones en el festival de Sundance el productor Jeff Friday notó que había un público más que dispuesto a abrazar una película considerada para negros y se le ocurrió la idea de crear un festival para celebrar el cine de la comunidad negra. Casi al mismo tiempo el reverendo Jesse Jackson llamaba a boicotear los Oscar de ese año (la historia se repite) por la ausencia de afroamericanos entre los nominados. Con el lema ‘because Holliwouldn’t’ Friday se juntó con el CEO de UniWorld group, Byron Lewis, y con el presidente de la Black Filmmakers Foundation, Warrington Hudlin, y decidieron que mejor que apoyar un boicot era más eficiente fundar su propio evento y es así como nació el festival. Hoy es considerado uno de los festivales de mayor crecimiento de Estados Unidos y el año pasado reunió un público mayor a 13.000 personas.

BET2

En principio BET era un segmento de 2 horas en Nickelodeon que repetía vídeos musicales y viejas sitcoms para el público negro.

4 Un par de años después, en 2001, aparecen por primera vez los BET awards. Pero la historia se remonta a 1980 cuando Robert Johnson, un afroamericano hijo de un obrero y el único entre 10 hermanos que fue a la universidad, deja su empleo como lobista de la industria del cable y con 15.000 dólares de un préstamo bancario  y 500.000 dólares de inversión del multimillonaria de los medios John Malone funda Black Entertainment Television. En principio BET era un segmento de 2 horas en Nickelodeon que repetía vídeos musicales y viejas sitcoms para el público negro. Ya en 1983 el éxito (hoy llega a más de 80millones de hogares) les había permitido expandirse a un canal de duración de 24 horas y para 1991 BET se había alzado como la primera compañía black-controlled listada en la Bolsa de Nueva York. Aunque esto cambiaría en 2001 (el mismo año de la primera entrega de premios) cuando BET pierde su status de compañía negra al ser vendida por 3000 millones de dólares al conglomerado mediático de VIACOM.

2015 BET Awards - Show

¿Es posible que la creación de premios ante la falta de reconocimiento de la industria a la población de color genere mayor igualdad a la hora de la producción de contenidos?

5 Así las cosas. Este año BET y ABFF se juntaron para crear nuevos premios (los ABFF awards: a celebration of Hollywood, entregados una semana antes de los Oscar pasados) y para que por primera vez los premios del festival, a entregarse el próximo junio en Miami, sean televisados. En el marco de la discusión por los White Oscars de este año los premios BET también se vieron cuestionados, desde luego, desde el lado del sector blanco. Los conceptos más utilizados de manera intercambiable eran los de ‘discriminación positiva’ o ‘discriminación al revés’ e inclusive se los ha acusado de racistas o ilegales.  Incluso Donald Trump, obviamente, se despachó diciendo que los blancos no reciben nominaciones a los BET para desacreditar el reclamo de boicot a los Oscar. Para empezar a desarmar las acusaciones y pensar los premios primero hay que aclarar que Trump se equivoca. Ha habido ganadores blancos y nominados blancos en los BET –Sam Smith ganó el año pasado como revelación- e incluso en los Image Awards. De hecho, el año pasado hubieron más nominados blancos a los BET que este año personalidades negras a un Oscar.

Sean Combs, Diddy, Lil' Kim, Sheek Louch

El año pasado hubieron más nominados blancos a los BET que este año personalidades negras a un Oscar.

6 A pesar de que los conceptos de black films, black televisión o black Music son difíciles de definir -al final parece ser que el único criterio aplicado es el color de piel de los involucrados- lo cierto es que las posibilidades para un actor o productor o director negro en la industria del entretenimiento son menores. Pero otra cosa es cierta, el boicot de este año a los premios Oscar y la acusación de racistas que cayó sobre ellos parece infundada -el dominio absoluto y continuo durante tres años por parte de mexicanos como Iñarittú, Lubezki y Cuarón parecen decir lo contrario- y parece, mas bien, deberse al ego herido de la comunidad negra por no ser la minoría mimada de Hollywood. Pero ahora vienen realmente las preguntas importantes. ¿Es posible que la creación de premios ante la falta de reconocimiento de la industria a la población de color genere mayor igualdad a la hora de la producción de contenidos? Desde luego que el problema en Hollywood está al principio, como ya hemos dicho en una nota anterior, y no al final de la cadena creativa. Por eso es mucho más interesante el ejercicio que propone el ABFF, ya que los festivales son, ante todo, lugares donde se comercia la distribución y contratos para próximos filmes, que lo que pueden aportar el reconocimiento de un Image Award o de un BET -inclusive hay toda una industria de los premios, y si pensamos sobre todo en los BET awards no son manos negras las que se quedan con las regalías de la publicidad de la entrega de premios. Por otro lado ¿es posible que se eleve la calidad de los productos de color cuando los premios están orientados a la visibilización de los contenidos antes que a premiar la excelencia? El problema acá es que cuando el criterio de elección no es artístico tanto el premio como el ganador no ganan prestigio y la curaduría propia de cualquier premio se resiente ante un fin social antes que artístico.

spike-lee

¿Es posible que se eleve la calidad de los productos de color cuando los premios están orientados a la visibilización de los contenidos antes que a premiar la excelencia?

7 Aunque la verdadera pregunta es: estos debates y lloriqueos egocéntricos entre productores, actores, directores, tanto blancos como negros, que ganan y manejan millones de dólares en presupuesto, y su tendencia compulsiva a premiarse entre ellos y crear premios de la nada y a debatir en televisión, facebook, Instagram, la falta de inclusión en el reparto de la torta millonaria de la industria del entretenimiento, ¿no es, antes que una visibilización o desnaturalización de la desigualdad en Hollywood, una frivolización y espectacularización del conflicto racial? Mientras tanto, los jóvenes negros de Ferguson viven un verdadero conflicto racial, sobre todo con la policía, y si nos vamos un poco más lejos, hace un par de semanas, en Sudáfrica, se dio una verdadera batalla campal –y racial- en una cancha de rugby entre un grupo de trabajadores de limpieza negros que cortaron un partido para reclamar mejores condiciones laborales y el público blanco que entró a la cancha a sacarlos a las patadas. ¿Sabrá el negro que limpia los baños de la universidad o el adolescente baleado en Ferguson que no hubo un actor negro nominado este año pero que se quede tranquilo por suerte existen los BET?///////PACO