¿Quién dijo recientemente “el mismo salario por el mismo trabajo, licencia pagada, aumento del salario mínimo, todas estas medidas todavía son importantes para las familias trabajadoras”? No, no fue un dirigente peronista durante la última campaña electoral. ¿Y esto quién lo dijo: “sin embargo, luego de años de beneficios empresariales récord, las familias trabajadoras no van a conseguir más oportunidades ni sueldos más altos si dejamos que los grandes bancos o las grandes empresas petroleras o los fondos de cobertura se autorregulen a costa de todos, o si permanecemos en silencio ante los ataques contra las negociaciones colectivas; la crisis financiera no la causaron las personas que reciben cupones de alimentos; la provocó la imprudencia de Wall Street”? No, tampoco se trata de un militante del PO o del Frente de Izquierda reformulando el ya clásico “Que la crisis la paguen los capitalistas”.

150526_HillaryClinton-1250x650

¿Quién dijo recientemente “el mismo salario por el mismo trabajo, licencia pagada, aumento del salario mínimo, todas estas medidas todavía son importantes para las familias trabajadoras”?

A ver si con este fragmente se hace más claro: “pero la democracia sí necesita unos lazos básicos de confianza entre sus ciudadanos. No funciona si creemos que la gente que no está de acuerdo con nosotros está motivada por la malicia, o que nuestros oponentes políticos son antipatriotas. Cerrar la brecha que nos divide”. Si por el tono conciliatorio pensaste que fue el actual presidente Mauricio Macri porque te recordó a sus discursos de campaña lamento decirte que también te equivocaste. Los tres fragmentos pertenecen al último (y también último de su administración) Discurso del Estado de la Unión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Aunque sería excesivo decir que Obama ya es parte del pasado, sin dudas no es el futuro. Y aunque toda la acción política norteamericana está centrada en las próximas internas de los partidos, las palabras del presidente y su retórica amplia, hasta podría decirse populista, trata de marcar un eje hacia el futuro y sobre todo para su sucesor dentro del partido demócrata.

maxresdefault

Aunque sería excesivo decir que Obama ya es parte del pasado, sin dudas no es el futuro.

Hay que admitir algo, la interna de GOP es mucho más interesante, más intensa y con mejores personajes, con un Trump derrochando carisma y dividiendo aguas. A pesar de esto no hay que dejar de prestar especial atención a lo que pasa dentro de los demócratas ya que son ni más ni menos que el actual partido gobernante. La semana que viene son los caucus de Iowa y es el primer ejercicio electoral, el que finalmente dará unos primeros datos que finalizaran con meses de especulación. Dentro de los demócratas la cuestión está dividida entre dos candidatos (tres sería más preciso pero apenas alguien recuerda el nombre del tercero), a saber:

  1. Por un lado tenemos a Hillary Clinton, ex Secretaria de Estado, o, como todos la conocemos, la esposa del loco Bill, que con una campaña sin épica y que apuesta por el voto femenino, continuando lo dicho por Obama, a través de la idea de la igualdad de sueldos, se estaría estancando en las encuestas de intención de voto, a pesar de exponer metódicamente en cada ocasión que puede su experiencia y su valorado pragmatismo. 
  2. En el otro lado tenemos a Bernie Sanders, Senador por el Estado Vermont, de larga tradición como independiente y de militancia socialista, que recientemente se unió al Partido Demócrata. Su campaña se sustenta en sus profundos conocimientos en economía y de una retórica populista anti-establishment que se basa en denunciar la desigualdad, la pobreza y el hambre infantil, mientras propone una revolución política para enfrentarse a los multimillonarios.

El debate que se da entre ambos candidatos gira en torno a tres tópicos bien claros. En primer lugar la relación con Wall Street. Sanders es muy crítico con el sistema financiero y le achaca a Clinton sus profundos lazos con el sector. En segundo lugar está el tópico de la política extranjera donde Clinton, debido a su experiencia como Secretaria de Estado, está mucho mejor posicionada que Sanders. Es en este punto donde Hillary se siente cómoda y hace hincapié en sus discursos. Finalmente llegamos el tema más polémico de la interna demócrata, y tal vez uno de los más complejos de toda la política estadounidense, el sistema de salud. Sanders propone lo que se llama single-payer health care, lo que en pocas palabras sería una revolución completa para el sistema de salud y de impuestos, ya que, como su nombre lo indica, la salud la pagaría una única entidad que sería el Estado. Clinton por su lado critica que supondría la eliminación del novedoso Obamacare y duda de su posibilidad de financiamiento.

WireAP_98a6afcd08ee4b22b8195ae2af46a09f

Sanders es muy crítico con el sistema financiero y le achaca a Clinton sus profundos lazos con el sector.

¿Qué dice Obama a todo esto? Aunque anunció que no haría campaña a favor de ningún candidato en una entrevista dada el lunes se mostró a favor de la experiencia y el pragmatismo de Hillary. Aunque sí admitió la efectividad de la campaña de Sanders, que si bien pareciera estar atrás de Clinton para Iowa estaría sacando ventaja para el próximo Caucus de New Hampshire. Leyendo el discurso de Obama del Estado de la Unión no es muy sorprendente que, con su retórica amplia, un candidato más moderado como Hillary es más cómodo para la transición y la continuidad del partido en la Casa Blanca. Sanders es  muy radical. En definitiva, el debate entre ambos candidatos es un debate sobre el núcleo y el futuro del partido demócrata. Como bien se pregunta John Surico en VICE ¿debe ser el partido una coalición que busca un cambio orientado al mercado o debe mirar a Europa, donde servicios como la salud son vistos como un derecho humano?  La campaña recién comienza, Hillary es la progresista con vocación pragmática y Sanders es el candidato más de izquierda que se puede conseguir en esas latitudes. La pregunta que nos importa y debemos hacernos es: en una eventual victoria demócrata en las elecciones presidenciales ¿a qué candidato prefiere Mauricio Macri?////PACO