El 1º de junio comienza el DIFF (Dimension Independent Film Fest), festival de cortometrajes independiente, permanente y online. Hablamos con Gustavo Arias, uno de los organizadores del evento, que además contará con un ciclo de charlas en el Centro de Experimentación del Teatro Colón.

-¿En qué se diferencia el DIFF de otros festivales de cine?

El festival tiene una fuerte impronta para la difusión de obras “experimental y video arte” ya que son el formato más excluido del circuito de festivales. El DIFF no sólo es virtual sino que además tiene el objetivo de moverse libremente por distintos espacios para difundir las obras presentadas. Es un festival online y permanente.

-¿Por qué virtual?

Hoy lo digital-virtual, internet, es la plataforma madre por donde nos comunicamos habitualmente. Con esta impronta el festival abre la posibilidad de que todos puedan participar. Solo mandando un mail o copiando un link de sus obras. La propuesta es un poco de simplificar la participación de realizadores. Y sobre todo que desde cualquier soporte que tenga una conexión a internet puedan acceder a ver y participar de un festival de cortometrajes.

Afiche-diffnuevo

-¿Qué experiencias hay en otras partes del mundo de un festival de cine con estas características?

En Argentina en 2012 se hizo un festival online pero no tuvo ninguna repercusión. En el país ese fue el primero y luego el DIFF. Uno de los primeros países que comenzó con los festivales en linea fue España. El primero se realizo en 2010 que solo duró un año. festivaldecineonlin.com y Iberfilmamerica.com fueron festivales de cine online españoles que tuvieron lugar en el año 2012 y perdieron su continuidad. Márgenes.org es otro festival de cine online que comenzó en 2013, el cual se inauguró en una sala de cine en la ciudad de Madrid. Hoy es uno de los mas impotentes festivales en linea independiente de Europa. También están viewster.com y streamsfilmfestival.com este último festival europeo como las grandes potencias.Pero hay un festival que no es enteramente online, sino que tiene una espacio dedicado todo el año para proyecciones además de la difusión online, es el TRIBECA tribecafilm.com se realiza desde 2010 y tiene bases en NY. Este es el monstruo de los festivales online. Un poco con esta linea nace DIFF

-Nombraste a España como uno de los impulsores de festivales de cine online, ¿cómo puede entenderse que esa cultura digital haya derivado en un país que aprobó leyes de propiedad intelectual que van contra la cultura web?

Hace unos meses apareció un video en las redes donde Elio Gonzales devolvía a un usuario de internet un mensaje sobre la libertad de los artistas. El motivo fue que los estudiantes de artes no serían graduados, sino que serían titulados superiores. Quizá este video como tantas otras expresiones que circulan por internet con la nueva ley de propiedad intelectual podrían sancionarlo, y nunca nos enteraríamos de las cosas que suceden en España. En un contexto de crisis económica y política en el que surgen nuevas formas de protesta apoyadas en gran medida en la libertad de información que, en particular, permite Internet, desde el poder se reacciona con contundencia para frenar su desarrollo, a través de iniciativas que llegan a vulnerar derechos fundamentales.

-Como realizador, ¿cuál es tu posición en cuanto a la descarga de películas?

Para formarme realizador de audiovisuales y tener el acceso a ver películas que en los cines o videoclubs no se encontraban fue fundamental. Tomando conciencia de ello cuando estrene mi primer documental en un cine, al poco tiempo los subí a internet y en poco tiempo llego a tener más de dos vistas. Hoy ya lo han vieron más de 5 mil personas de todo el mundo. Crear un festival de cine online está relacionado con esto. Hacer un corto, una película implica esfuerzo, ganas, dinero, desgaste, pero sobre todo eso, es una expresión y cuando hacemos algo no es para guardarlo en un cajón, es para que se vea. Mientras más vean nuestras producciones, más posibilidades tenemos de seguir produciendo. Hoy el número de vistas es importante ya que permite en internet conseguir donaciones y aportes de usuarios y también el financiamiento de promotores publicitarios.

-¿Podrías convencer a las productoras en Hollywood?

Las grandes productoras de Hollywood no están de acuerdo con esta posibilidad porque los usuarios que descargan pelis provocan que esos monstruos pierdan millones de dólares. Lo cual provoco que aparezca una frase que dice “el cine está muriendo”. El cine no está muriendo, está mutando, se expande como se expande la tecnología, los formatos y las formas de narrar. El caso de Netflix fue una forma innovadora de producir y difundir. En poco tiempo ya se transformó en un grande que genera millones en ganancias. Tuvieron la visión de acomodarse en el tiempo que corre, se amoldaron a los nuevos usuarios que buscan cine y propusieron el formato serie.

-¿Cómo ven esa mutación en Argentina?

En nuestro país ver series es parte de nuestro cotidiano, descargar películas o verlas online también, y esto sucede más en los lugares donde todavía no hay cines y la única posibilidad es esa, descargar. Con esto no promovemos la piratería, decimos que existen maneras de no generar pérdidas en las productoras, y por el contrario el acceso tenga otra disposición para llegar al público. Como realizadores que somos, que nos formamos en este momento de fusión tecnológica vertiginosa, no dejamos de ir al cine. Sentarse en una butaca en la oscuridad y ver una película en pantalla gigante, con buen sonido. Estar en contacto con la gente y como sucede en la muestras o festivales, compartir y genera un espacio de dialogo creemos que es importante para el desarrollo y crecimiento. Crear el DIFF como un festival online e itinerante tiene estos dos componentes. La difusión expandida de las producciones audiovisuales y la posibilidad de genera el vínculo personal con otros realizadores y espectadores./////PACO