Deportes


Matar a “la nuestra”

 

Cuando caiga el sol sobre Belo Horizonte el domingo, Argentina comenzará a disputar la última Copa del Mundo del kirchnerismo, continuando la tradición de llevar una identidad y estilo de juego distintos a los de cuatro años atrás. Como en 2010 y 1998, la selección cayó en un grupo (y en una llave) accesible: Bosnia, Irán y Nigeria. Todo indica que clasificaremos primeros en el grupo sin problemas. Todo indica también que es difícil que lleguemos a la final de un torneo que seguramente ganará Brasil.

Las tres primeras jornadas de la Copa del Mundo Adidas Manaos BOPE 2014 dejan algunas conclusiones claras: Todos los equipos, incluso los chicos y los que van de punto, salen buscar el partido y a veces incluso lo encuentran, como Croacia, y lo ganan, como Costa Rica. La tendencia, después de un lustro de dominación de España y Barcelona, es al juego asociado, a la pelota por el piso y al pase simple al compañero más libre o cercano, un estilo que algunos llamarán tiki-taka, otros jogo bonito, y en Argentina era “la nuestra”, allá lejos y hace tiempo cuando teníamos identidad futbolística. También se nota una aceleración del juego, una mayor rigurosidad (aunque deficitaria) en el arbitraje y una cantidad de goles por partido que no se veía desde Suecia 58 (dato sin chequear), como parte de la progresiva espectacularización marketinera del deporte.

Una formación ideal para quedar afuera en cuartos.

Mientras todos intentan copiar al Barcelona, Alejandro Sabella reedita al Estudiantes que casi le gana en 2010 y emula al Bilardo de 1986. Después de probar con un 4-3-3 asimétrico, volvió a sus raíces bilardistas y paró un 5-3-2 con Fernández de último hombre, el ignoto Campagnaro y Garay de stoppers, Rojo y Zabaleta por las puntas; el mediocampo sería Di María, Mascherano y Maxi Rodríguez, y Messi estaría acompañado por Agüero o Lavezzi. Sabella aún no lo confirmó, pero ese sería el equipo ante Bosnia. Los cambios son lógicos: las lesiones complican a Higuaín, Palacio y Gago, que además sumaba poco en recuperación. Di María y Rodríguez llegan en ataque, pero también pueden ir atrás de la línea de la pelota. La línea de tres es una idea sensata: Holanda goleó a España y México se impuso a Camerún con un fondo similar, aunque Zabaleta no es Aguilar ni Rojo es Blind. Si los rivales atacan por las puntas, otra tendencia de la Copa Nike Pritty Veloso, Argentina va a estar complicado. Sabella ya probó la línea de 5, aunque con otros jugadores, en el 1 a 1 en la altura de Bolivia. El empate no parece tan poco si se lo compara con el 6 a 1 que tuvimos con Maradona como DT. También hubo línea de cinco en el Barcelona – Estudiantes, y si bien Marcos Rojo era el mismo, por suerte Messi no es la gata Fernández.

bosniaXI_zpsee3a7ce8

Bosnia para un 4-2-3-1 a la moda, que antes era un ofensivo 4-1-3-2. Probablemente ataquen por las puntas con Lulic y Hajrovic. Edin Dzeko es la estrella, pero el DT, Safet Susic, le sacó a su compañero de ataque, Vedad Ibisevic, para sumar otro cinco. Los tres zagueros argentinos no deberían tener problema en contenerlo. Mascherano necesitará ayuda para contener a Pjanic, Medunjanin y Besic. La defensa, especialmente los centrales, son su punto debil. Con esa formación, Bosnia le ganó a Lituania, Letonia y Liechtenstein, perdió con Eslovaquia y empató con los muertos de Grecia.

Una línea de cinco no es mala idea para pelear el primer partido, defendiendo mucho y esperando marcar de contra, y servirá para probar el esquema antes de  jugar contra equipos más competitivos. Puede convertirse en un 5-4-1 con el niño acento Lionel Messi bajando a pedirla al círculo central, o eventualmente en un 4-4-2 defensivo, con Biglia en el doble cinco y todos los jugadores menos uno atrás de la línea de la pelota. Si sale bien, le ganaremos al defensivo Irán pos-control de natalidad y ya estaremos clasificados cuando nos toque Nigeria, que no nos gana desde 1996. También se le podría ganar a un Ecuador o Suiza en octavos, y para cuartos (Bélgica, Portugal, Estados Unidos, en el peor de los casos, aunque poco probable, Alemania), tendremos que rezar.

Sabella_Messi

Tengo fe en Sabella y su aparente tacañería futbolística, que no es tal. Le toca administrar una selección deprimida y esquizofrénica, que pasó del fracaso del bielsismo acéfalo en 2002, al fracaso del juego asociado y asimétrico de 2006 y al fracaso del carisma inconexo maradoneano de 2010, pasando por el narcotráfico imbécil de Batista y el etilismo de Basile. Su misión, además de programar el sentimiento correcto en el circuito del niño de cobre Lionel Messi, debe ser matar definitivamente “la nuestra”, un estilo de juego que ya no existe en un deporte que tampoco es como solía ser. Pases cortos, capaz; juego asociado, esperemos; pero ni jogo bonito ni tiki taka cappista. Todos atras y el Papa Francisco de 10.///PACO